Vence todo

Hace un tiempo atrás en un arrebato místico-new age entré a uno de esos agradables lugares en donde venden cuarzos, colgantes de ojos, sahumerios y budas pintados de dorado. Salí de allí protegida por cuestionables piedras y preguntándome cómo puedo arrojar dinero a la primer pitonisa con gato negro que me convence de que con un sahumerio que se llama “vence todo” realmente se puede vencer todo. Y me pregunto ¿qué es lo que las personas queremos vencer?

Pienso que a veces se trata de seres, males, hechizos que habitan en nuestro interior. Aquellos desagradables “yos” que intentan convencernos de que no vale la pena intentarlo, que no tomemos otro camino, que no experimentemos cosas nuevas porque dentro nuestro, dentro de nuestras costumbres esos seres parecidos a nosotros pero que no son nosotros, se sienten muy cómodos.

Las tradiciones a veces cuestan caro al mundo, a las sociedades y a nosotros mismos. Cuando nos atrevemos a cambiar engañamos a nuestros inquilinos gruñones y reaccionarios, cuando optamos por otro camino para ir adonde vamos siempre, cuando probamos un nuevo sabor al que no estamos acostumbrados, cuando nos compramos la revista de moda a la que consideramos frívola.

Sería bueno que la mayoría de las personas dejaran de engañarse con entretenimiento superfluo que los distraen y decidan que ya es hora de encontrarse cara a cara con el habitante no invitado y quizás haya llegado el momento  de sentarse a tomar algo y enfrentarlo de una buena vez. Al fin y al cabo un sahumerio solo no puede vencer nada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s