[Viajes] Chile

En febrero de este año estuve en Chile. Lamentablemente fue por poco tiempo pero tuve la oportunidad de visitar distintas ciudades: Santiago, El Quisco, San Antonio y Valparaíso. Lo bueno de Chile es que si se llega vía avión al aeropuerto de Santiago es fácil moverse hasta la playa en poco tiempo. Y otra cosa interesante es que se puede pasar de inmediato de la montaña a la playa con solo deslizarse unos kilómetros.

A pesar de que fui en verano todos los días fueron fríos y si bien los lugareños estaban de malla en la playa, yo no pude ni tocar el mar, ya que el agua estaba helada y hacía muchísimo frío. De todas maneras disfruté de la playa y de los atardeceres en el Pacífico.

Puerto

Puerto de San Antonio

De todos los lugares que visité me quedé encantada con Valparaíso, me alucinaron los colores, los murales, los morros y el mar. Me pareció una ciudad con una movida alucinante y me hubiese gustado quedarme más tiempo, descartando el problema que tuve de que me robaran de un auto mi valija entera. Los carabineros mismos nos dijeron que era muy peligroso, a pesar de eso, volvería sin dudarlo, esta vez con todo encima y sin recorrer de noche.

Mural en Valparaíso

Mural en Valparaíso

En Santiago visité el museo de la memoria, lugar que fue muy conmovedor ya que nuestro país hermano sufrió una cruel dictadura militar como la nuestra.

De las cosas que más me gustaron se encuentran: las humitas gigantes que vendían en la calle, los colores, no entender la mitad de las palabras a pesar de que compartimos el idioma y por supuesto la calidez y hospitalidad de la gente, por suerte conocí personas maravillosas de gran corazón.

Ir a Chile desde Argentina es muy barato, se tarda una hora en avión y se puede ver la Cordillera de Los Andes desde arriba. En mi caso, llevé dólares y los cambié en el aeropuerto. Los precios allá son muy baratos, es barato comer, moverse y comprar cosas (tecnología, ropa, etc.). Un buen destino para visitar y recorrer, sin dudas volveré pronto.

Anuncios

Entrevista al blog Mochilas en Viaje

Ludmila Greco y Lucas Fernández Canevari escriben el blog Mochilas en Viaje, en donde narran sus viajes por Asia. Es uno de mis blogs favoritos y el que más leo, está lleno de datos útiles para viajar y me gusta como escriben. Recientemente participaron en la categoría “Mejor blog de viajes” de Hostelworld 2013 en donde con menos de un año de llevar el blog sacaron el segundo lugar. En esta linda entrevista que tuve con Ludmila (desde Malasia), nos cuentan sobre sus experiencias y motivaciones para viajar.

1608507_10202266445635665_7721093_n

¿A qué se dedicaban antes de salir de viaje?

Lucas trabajaba en sistemas y yo soy psicóloga. Ejercía, laburaba en un centro de día y daba clases en la facu. El pasado es adredé je. Llevamos siete años de pareja y siempre teníamos ganas de irnos de viaje largo. Y siempre aparecía una excusa: recibirnos, trabajar, juntar plata, mudarnos juntos, la heladera, etc. El año pasado fue clave. Nos mudamos a Capital (los dos somos de Hurlingham). Vivir en el centro y colmados de trabajo fue la gota que nos llevó a decir: “es ahora”. Al principio hasta a nosotros nos sonaba loca la idea. Muchos miedos. Sobre todo a dejar lo poco que teníamos: un par de muebles y el laburo. Y así, de a poco, la idea empezó a tomar forma. Al principio el plan era recorrer América Latina o Argentina. Y de pronto apareció Asia. No sé cómo, pero India se nos presento sola. De la nada todo lo que veíamos, hablábamos, leíamos tenía que ver con India. Y sacamos un pasaje a Delhi con regreso a un año.

 ¿Y qué hicieron con el departamento?

Alquilábamos. Y los muebles vendimos la mayoría.

 ¿Qué los impulsó a salir de viaje, más allá de los mensajes que decodificaban?

Lo de los códigos es más anécdota. Somos partidarios de pensar que el viaje es el camino, el destino es la excusa. En este caso fue India, pero fue al azar. Si bien India no fue un destino planeado desde siempre, si lo fue la idea del viaje. De hacer un viaje largo. India representaba lo desconocido, una cultura antigua de la cual no teníamos idea. Y el viajar es eso, enfrentarse a lo desconocido. India fue un desafío.

 ¿Antes de partir tenían un itinerario algo definido? ¿Sabían qué lugares recorrerían o fueron viendo sobre la marcha?

Teníamos un itinerario esbozado. Duró una semana ja! Después empezamos a armar sobre la marcha. Y sin armar mucho. Averiguando sobre los destinos, pero sin nada organizado ni reservado.

 ¿Cómo se va haciendo un itinerario en el camino?

Para nosotros es fundamentar tener un buen mapa y hablar con la gente. Sea locales o con otros viajeros con quien uno tenga afinidad. Armar un recorrido solo guiándote por una guía de viaje hace que hagas un viaje repetido, aburrido y comercial. Y de eso queremos corrernos nosotros.

 ¿Y en dónde se hospedan? ¿hostel, couchsurfing, hoteles?

Depende. Nuestro presupuesto es acotado así que no estamos para grandes lujos. Disfrutamos y elegimos hacer couchsurfing pero, en India por ejemplo, no es tan fácil. Cuándo no podemos hacer couchsurffing vamos a hostel; alojamiento baratos sin grandes lujos. Viajando uno aprende que hay muchas cosas que no son necesarias. En realidad, dormimos en todo tipo y clase de lugares y eso es lo bueno de no tener itinerarios ni reservas. En Ladakh (bien al norte de India, en la región de los Himalayas) llegamos a dedo y descubrimos que el único hostel estaba cerrado. Sin saber que hacer preguntamos a un monje y nos invita a dormir en el monasterio. Fueron dos días increíbles viviendo en un monasterio budista en el Himalaya.

 Mucha gente cree que viajar es muy caro o que para irse un año de recorrido por Asia hay que ser rico, ustedes que les dirían?

Que son excusas. Viajar puede ser tan barato o caro como uno quiera. La cuestión es animarse. Es hacerse cargo de que uno quiere hacer algo distinto y para eso no hace plata ni tampoco es algo peligroso. Hay mucha gente que nos escribe diciendo que les encantaría pero… no tienen dinero, les da miedo, no sabrían qué hacer con sus vidas. Son elecciones.

En cuando al dinero, desde Sudámerica lo más caro es el vuelo. Asia (e India sobre todo) son destinos baratos. Otro gasto son las visas, muchos países son visas pagas en dólares. Una vez que uno logra cubrir esos gastos, el resto es cuestión de ingeniárselas.

 ¿Y cuándo surgió la idea de escribir el blog?

Antes de salir de viaje, la escritura (y la lectura) era parte de nuestra cotidianidad. Ambos somos amantes de la literatura. Lucas estaba en grupos literarios, yo gestionaba una biblioteca. El viaje fue la excusa para ponernos a trabajar en eso que tanto posponíamos siempre o que solo quedaba en nuestros cuadernos. Es un experimento para nosotros.

¿Qué fue lo más loco que les pasó en el tiempo que llevan de viaje?

Pregunta difícil. Podría ser la sorpresa del día a día. Levantarse sin saber donde se va a acostar uno esa misma noche. El conocer gente todo el tiempo, el hablar todos los días un idioma distinto. Aprender y mucho. Pero sin duda, lo más fuerte que vivimos fue darnos cuenta que la gente es buena. En Buenos Aires te enseñan a tener miedo, te enseñan a encerrarte y construir barreras y el viaje te enseña lo opuesto. Te confronta todo el tiempo con lo que equivocado que estabas. Y en eso India es genial. Es una lección de humildad y humanidad a cada paso. Pero no se cuenta como “loco”.

 ¿Qué le recomendarían a alguien que tenga ganas de viajar como ustedes?

Que viva el hoy. Que se mire al espejo, se tome cinco minutos y piense “¿qué querés?”. Una pregunta simple que espera una respuesta cortita y al pié. Que sea sincero consigo mismo y que se anime. No hay mucho que perder. Una vez que uno se decide todo es más fácil. Lo difícil es hacerse cargo de lo que uno quiere. Luego tendrá que resolver detalles: a dónde, cómo, cuándo, con qué presupuesto, etc. Para eso es importante informarse. Pero eso ya es un segundo paso. Este mes escribimos sobre eso en la revista digital Proyecto Kahlo.

 

Entrevista a Fernando Duclos de Crónicas africanas

Fernando Duclos tiene 27 años, estudió Ciencias de la Comunicación Social en la UBA y periodismo deportivo en Deportea, antes de decidir cambiar su vida en Buenos Aires por un viaje por África trabajaba como periodista en Clarín. Narra su aventura en formato de crónicas en la página Crónicas Africanas. Desde aquel continente y en medio del viaje, nos cuenta sobre su experiencia.

fernando

¿Por qué elegiste África y no otro lugar?

Elegí África porque sentí que era el momento de conocerlo, y porque era un sueño. Nunca fui a Europa, ni a Estados Unidos…considero que ya habrá tiempo más adelante. Ahora, soñaba con África y me vine. 

¿Cuáles países ya recorriste?

Arranqué por Etiopía, donde estuve 40 días, seguí por Somalilandia, que es un estado de facto no reconocido por la comunidad internacional, una semana, y ahora estoy en Kenya.

¿Cómo decidiste comenzar esta aventura?

Pregunta difícil. Desde que soy chiquito, sueño con África, sabía que algún día iba a venir, y, bueno, se juntaron varias circunstancias que hicieron que, por fin, me decida. Así, dejé mi trabajo, compré el pasaje, y bueno, salí a la aventura. Amo viajar, y a los 20 años tuve la suerte de recorrer ocho meses Latinoamérica a dedo, y no sabía si algún día iba a poder tener otra experiencia semejante, pero aquí estoy.

africa

¿Qué te impresiona o impresionó más en este viaje?

Uf, no sabría decirte. Es muy difícil hablar de eso cuando todavía estoy viajando, tratar de ver en perspectiva algo que me está sucediendo en este mismo momento es algo que me resulta muy complicado. Aún así, puedo decirte que África es un continente completamente diferente al nuestro, en todo, en infraestructura, en culturas, en cómo es la gente, en transportes, en el modo en que las personas tienen de relacionarse, pero con una característica que los iguala, y es hermosa: la gente es amistosa, hospitalaria, y aunque no sea rica en lo material, comparte todo. Eso es alucinante, y reconforta.

¿Qué sentís que cambió de vos desde que comenzaste a viajar?

No sabría decirte, aunque la respuesta más simple, ahora, y después de dos meses de viaje, es que en África uno se da cuenta de cuán afortunado es uno de tener una casa con techo, un inodoro, cloacas, agua potable, un espejo, un poco de sombra….todo, desde lo más mínimo hasta lo macro, acá cuesta, falta (especialmente en los pueblitos), y se valora muchísimo.

fer1

¿Para qué sirve viajar?

¿Para qué sirve para viajar? Mmmm….en mi caso viajo porque quiero conocer más al ser humano, su cultura, sus idiomas, cómo somos, para abrir la cabeza, para entenderse más a uno (el viaje es interior, siempre), para tratar de entender un poquito más al mundo, y ¿por qué no? para conocer lugares hermosos, para divertirse, para probar de otras comidas….en fin, creo que es una de las formas más lindas de vivir, y me siento demasiado afortunado de poder estar haciendo este viaje, que era uno de mis grandes sueños.

¿Qué consejos le darías a alguien que quiere viajar y escribir crónicas de viajes?

El único consejo que le daría es que camine. Que sea curioso. Que pregunte. Que mire a todo y a todos. Pero, principalmente, el primero, que camine. Si una persona siente que no hay nada para conocer, nada sobre qué escribir, entonces lo mejor es que agarre el bolso y camine: la ruta siempre nos guarda hermosas sorpresas.

Entrevista a Carola y Marcelo del blog Periodistas Viajeros

Hoy les presento una entrevista inspiradora a Carola Fernández Moores y a Marcelo Borrego que escriben el blog Periodistas Viajeros. Tal como su nombre lo indica, ellos son periodistas que viajan por el mundo y transmiten a través de su blog: crónicas de viajes, fotos, videos, consejos…Los invito a surmergirse en un mundo soñado que mezcla el amor (ellos son matrimonio) junto a la aventura y la vocación.

¿Qué es lo que hacen los bloggers de viaje?

Esencialmente los bloggers de viajes son viajeros. Apasionados de los viajes que además les gusta compartir sus experiencias, sus historias, fotos y videos en internet. Generalmente lo hacen en sus blogs, pero también en otros formatos como revistas, diarios y libros. En los últimos años la influencia de la opinión de los bloggers es cada vez mayor y lo que más se les reconoce es su mirada independiente, muy distinta a la de los grandes medios o a los que forman parte de la industria del turismo. Que los bloggers puedan narrar sus propias vivencias en los diferentes destinos y que además puedan hablar de sus buenas y malas experiencias en ellos, los vuelve creíbles y referentes a la hora de buscar opiniones para viajar.

Carola-Quienes-somos-375x500

¿Cómo se diferencian de otros?

Son muchas las diferencias, cada mirada individual es distinta a la del otro y cada viajero recibe señales diferentes de los lugares que visita. Además es muy díficil que una anécdota o experiencia de viaje se repita de la misma manera. En nuestro caso además de viajeros somos periodistas y viajamos de esa manera y con esa doble mirada. Nos encanta descubrir lugares y conocer personas, pero tampoco le sacamos el cuerpo a situaciones problemáticas. Por ejemplo si vamos a un lugar donde es tremenda la pobreza hablamos de eso, preguntamos, escribimos, fotografiamos, contamos lo que vemos. Lo mismo si visitamos lugares en donde gobiernan dictaduras o en donde vemos injusticias. Somos periodistas y viajeros o viajeros y periodistas, no importa el orden, pero siempre llevamos la profesión, el amor por los viajes y las ganas de compartir historias dentro nuestro.

¿Cómo es escribir un blog de a dos?

Es muy lindo, lo disfrutamos mucho. No buscamos tener una misma mirada, sino cada uno la suya. Muchas veces estamos de acuerdo porque tenemos muchos gustos en común, pero en los momentos en donde tenemos miradas diferentes sobre algún tema nos gusta plasmarlas en el blog, contraponer las miradas, que sume a la reflexión y por qué no, a la polémica. Además la mirada de un hombre y una mujer, es muchas veces diferente ante un mismo hecho, lo mismo la mirada de dos periodistas. Solemos dividirnos las tareas, Marcelo está más centrado en la escritura y Carola en la fotografía y lo tecnológico.

Marcelo-Quienes-Somos-600x450

¿Cómo surgió Periodistas Viajeros?

Hace nueve años que estamos juntos y nueve años que viajamos y escribimos nuestras historias de viaje, nuestras crónicas, en agendas, cuadernos, archivos de computadora (además de fotos y videos) pero todo eso quedaba siempre guardado, era solo de consumo interno o compartido con familiares y amigos que nos alentaban a mostrarles las fotos o contarles nuestras aventuras. Hace dos años con nuestro primer viaje al sudeste asiático para nuestra luna de miel, sentimos la necesidad de empezar a contar nuestras experiencias para ayudar a otros viajeros y además empezar a desempolvar esas antiguas crónicas también. Nuestra idea es además de relatar nuestros viajes y ayudar en todo lo que podamos a otros viajeros; inspirar, hablar de los sueños y de como cumplirlos, abrir la cabeza para conocer otras personas y otras culturas, aprovechar la vida y romper con la rutina.

¿Qué países conocieron y cuál los impactó más?

Llevamos recorridos cerca de cincuenta países de América, Europa, Asia y África pero siempre con ganas de seguir viajando y conociendo. El impacto se da en diferentes niveles. Puede ser una playa maravillosa de Tailandia, la locura de motos que significa caminar por Vietnam, las antiguas ruinas de Angkor Wat en Camboya, las modernas Torres Petronas de Kuala Lumpur, la bahía de Singapur de noche o Praga que es toda una inspiración. También subir hasta el increíble Machu Picchu, andar por las pirámides de Tikal o caminar por las mágicas calles de Cartagena de Indias. Además la gente, la comida y la bebida son condimentos que complementan al lugar: comer un tapeo en la encantadora Barcelona, unos panchos en las calles de Nueva York o unas fajitas en isla Mujeres en México junto a amigos y personas queridas es una experiencia inolvidable. Cada continente tiene su atractivo, su cultura, su gente, diferentes religiones y paisajes naturales y hechos por el hombre. Siempre tratamos de poder hacer un mix de todo en cada viaje ,en la variedad también está el gusto.

¿Cuál es la anécdota más loca que recuerdan de sus viajes?

Tenemos muchas anécdotas desde meternos en el templo de las ratas en India donde miles…sí, miles de ratas caminan libremente por todos lados inclusive nuestros pies hasta quedarnos varados en una ruta perdida de Myanmar con el bus roto en plena noche en medio de la ruta. Recordamos con cariño el festejar el cumpleaños de un nenita india en Nueva Delhi y que la madre nos compartiera la torta introduciéndonos ella misma el pastel en la boca. Somos bastante aventureros así que algunos pueden tomar como locura el bañarnos en un río con un elefante en Laos o Nepal. También tirarnos con tirolesa en una selva tailandesa con árboles de 22 metros de altura desde donde ni se veía el suelo. O meternos en los túneles de Cu Chi de la Guerra de Vietnam y recorrer 400 metros de túnel en donde solo entraban nuestros cuerpos en cuclillas.

¿Qué le recomendarían a aquellas personas que se animan por primera vez a viajar como mochileros y/o viajeros?

Que se suelten, que sean libres, que viajen con pocas cosas, que se animen a romper con la rutina o con los modos impuestos de vida. Que se atrevan a soñar y a cumplir con sus sueños. Que se tomen su tiempo para conocer lugares y personas, relajar y no vivir corriendo. Que viajar como viajeros no es muy caro, no se necesitan tantas cosas materiales para ser felices. Y por sobre todas las cosas que abran la cabeza, que conozcan y aprendan y reflexionen sobre las miles de maneras de vivir de las personas alrededor del mundo.

1679__580x480_07-banderas-de-rezo-tibetano

¿Qué le recomendarían a alguien que quiere iniciar un blog de viajes?

Lo principal para empezar un blog de viajes es tener las ganas de escribir, de compartir, de disfrutar de lo que uno hace. También creemos que es importante tomarlo como una responsabilidad para con los lectores. Es importante lograr confianza y entablar hasta una amistad virtual con ellos. La calidad del relato y de las imágenes van de la mano. Creemos que contando nuestras experiencias, siendo sinceros y abriendo las puertas al relato personal y desinteresado la comunicación se enriquece mutuamente.

Es bueno para empezar encontrar la temática que a uno más le interese y en la que se sienta más cómodo por ejemplo si el blog es general, de gastronomía, de culturas, de ecología, de arquitectura, de fauna y flora, solo de fotografías o solo de videos. Le recomendamos a quien quiera empezar, que ponga manos a la obra, lo central es mantener la constancia y ponerse a HACER.