Breaking Bad, esa droga…

Dos personas a las que estimo mucho me dijeron: “tenés que ver Breaking Bad”. Hasta entonces no había escuchado nada sobre esa serie. Recuerdo que la primera vez la googleé: “Un profesor de secundaria decide ponerse a fabricar metanfetamina”. Hasta ahí parecía prometedora, pero estaba viendo otras series y la fui postergando, hasta que un día me accidenté un dedo del pié y sin poder caminar y ninguna otra cosa que pudiera hacer más que ponerme hielo y mantener mi pié en una silla, la comencé a ver.

El primer capítulo me alucinó, tiene todos los condimentos de serie ganchera pero sin pretensiones. El argumento es impecable, en términos dramáticos, el guión están perfectamente construido. Tiene una excelente estética, para ser una serie que se filma en un escenario tan rústico como la frontera Estados Unidos-México. En el piloto nos preguntamos cómo ese hombre, al que todavía no conocimos, se encuentra en el medio del desierto, en calzoncillos, con un revolver. Muy buen manejo de los flashfowards -que predominan en la serie-.

breaking_bad

En términos del relato, está perfectamente armado. Tenemos un héroe, un protagonista con el que empatizamos de entrada, es un profesor de secundario de Química, que como no le alcanza el sueldo trabaja en un lavadero de autos -tiene un jefe asqueroso con unas cejas enormes-, una esposa embarazada y más joven que él, un hijo discapacitado. Es un hombre desaprovechado, se nota, es mucho más inteligente y formado que un profesor promedio. Para colmo, el buen hombre tiene cáncer de pulmón y es irremediable, no se puede operar, para sumarle más: el seguro médico no le cubre el tratamiento -que solo le alargará la vida-. Ya está, ya nos entregamos a él, ya lo amamos, por eso, le perdonamos que se ponga a fabricar drogas.

A medida que la serie avanza, nuestro protagonista, el Sr. Walter White va cambiando, se produce, en términos narrativos, una transformación. También lo hace Jesse, su aliado, un ex alumno suyo que fabricaba meta con chili y que se convierte en su socio porque conoce el negocio.

Me gusta Breaking Bad, me gusta que los oponentes cambien, me gusta que se introduzcan personajes que con el tiempo serán de gran importancia. Me gusta el personaje de Gus, es lento al principio, explota al fin (guiño). Me gusta el viejo Salamanca y los hermanos del cartel, me gusta Tuco con su dentadura de oro. Y me encanta que el cuñado de Walter trabaje en la DEA. Nos preguntamos hacia el final ¿quién es el bueno?¿quién es el malo? porque nuestro bueno asesina, se volvió ambicioso, usa sus conocimientos para el mal, manipula a Jesse. Nos identificamos con él, pero lo hacemos porque, como la serie nos lo recuerda permanentemente, lo hace por su familia.

breaking-bad-3-1

Entre los personajes maravillosos de esta serie, tenemos a Saúl, ese abogado de pacotilla que termina salvándolos siempre; Marie, la hermana clectómana de la esposa de Walter; Skyler, que es una maravilla actuando, esas miradas, sus contradicciones, su coraje, su lealtad; también me gusta Beneke.

Espero con ansias el final de la serie, porque eso es lo que ésta me propuso. Me hizo adicta, así como la droga que ellos fabrican, Breaking Bad, no te sacia nunca y es de excelente calidad.