Goodbye, things

En línea con lo que venía contándoles en los post anteriores respecto al orden y al minimalismo, la semana pasada leí “Goodbye, things” de Fumio Sasaki. El libro narra la experiencia del autor con respecto al minimalismo y brinda una serie de consejos para quienes deseen adoptar este estilo de vida.

Goodbye things-Blog de Lorena Santa Cruz

De lectura simple y en tono autobiográfico, “Goodbye, things” documenta el cambio de vida que experimentó este editor japonés, quien vivía entre un montón de objetos acumulados y se endeudaba para adquirir más pero que paralelamente bebía sin control y perdía el tiempo en distracciones como los videojuegos.

Sasaki narra como su encuentro con el minimalismo lo ayudó a convertirse en otra persona. Pudo deshacerse de los objetos que lo apabullaban, mudarse a un departamento más pequeño, adquirir hábitos saludables, relacionarse mejor con otras personas, animarse a hacer cosas que nunca antes hubiese pensado y escribir este libro, cuando siempre su trabajo fue editar obras de otras personas.

Un dato interesante es que menciona varias veces a Marie Kondo. Y también presenta a muchos minimalistas japoneses, incluso mostrando sus casas en algunas fotografías.

Del libro me gustó lo sencillo y claro que es para explicar su punto. Creo que la escritura en sí misma es minimalista. Tiene paralelismos con la forma en la que narra Marie Kondo. Tiene listas de consejos, lo que lo hace de comprensión sencilla y de consulta rápida. No me gusta que repita algunas cosas varias veces, pero supongo que está bien para fijar conceptos. Asimismo, el grado de minimalismo material al que llegó el autor es extremo, pero creo que su orientación sirve para que cada persona pueda aplicarlo de acuerdo a sus necesidades.

goodbye
Imagen: Amazon

A continuación les dejo una selección de los consejos que me gustaron:

-Abandona la idea preconcebida de que no puedes tirar tus cosas.

-Desechar es una habilidad.

-Cuando te deshaces de algo, en realidad ganas más de lo que pierdes.

-No hay un solo objeto del que lamentarás haberte desprendido.

-Empieza con lo que está claro que es basura.

-Reduce todo lo que tengas repetido.

-Líbrate de todo lo que no hayas usado en un año.

-Prescinde de todo lo que tengas para aparentar.

-Distingue entre tus deseos y necesidades.

-Nuestros objetos son como compañeros de piso, salvo porque le pagamos el alquiler.

-Organizar no es minimizar.

-Deja atrás la idea de “algún día”.

-Despídete de tu antiguo yo.

-Desecha todo lo que habías olvidado.

-No te obsesiones con el precio que pagaste en su momento.

-Prescinde de todo lo que no te apasione.

-Si no recuerdas cuántos regalos has hecho, no te preocupes por los que has recibido.

-Desechar los recuerdos físicos no equivale a desechar los recuerdos de la mente.

-Sé social: toma prestado.

-No lo compres porque es barato. No te lo lleves por ser gratis.

-Las cosas a las que le decimos adiós son las cosas que recordamos para siempre.

¿Ustedes conocían a este autor? ¿Cuáles de sus consejos les gustaron más?

 

Anuncios

¿Qué es el minimalismo?

En los post anteriores les conté acerca del método KonMari y también les mencioné que ella dice que cuando ordenamos nuestra casa, también ordenamos nuestra vida. Yo estoy segura de que eso es así. 

¿QUÉ ES EL MINIMALISMO_ (5)

A partir de que comencé a implementar KonMari pude cuestionarme como consumidora, me puse a reflexionar sobre mis prácticas y conductas. Ver tanta cantidad de ropa que no uso colgada de mi placard me hizo sentir un poco mal conmigo misma. Pensé en todas esas veces en que decía que mi departamento me quedaba chico y que deberíamos pensar en mudarnos a uno más grande. El problema en realidad no era el tamaño del departamento, sino la cantidad de objetos que había, la mayoría míos.

Viendo videos en Youtube que me enseñaran como doblar la ropa según el método KonMari me topé con videos sobre el estilo de vida minimalista. Y desde ese día he leído e investigado bastante sobre el tema.

El minimalismo es una corriente artística que reduce al mínimo la cantidad de elementos, centrándose solo en lo esencial. De allí proviene el nombre. Si bien es difícil decir quien lo utilizó por primera vez para denominar un estilo de vida, podríamos ubicar a dos grandes referentes contemporáneos: Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus. Ellos son dos amigos estadounidenses, iconos de este movimiento y creadores de la web The Minimalists. Les recomiendo que miren el documental “Minimalism” que pueden encontrar en Netflix. Esta película presenta el estilo de vida minimalista y muestra muchos interesantes testimonios de personas que lo adoptaron y generaron propuestas muy buenas como Project 333, desafío del que hablaré en otro post.

Joshua y Ryan cuentan en el documental, en la web y en sus libros cómo llegaron a convertirse en minimalistas: ambos tuvieron infancias duras pero cuando llegaron a la edad adulta se convirtieron en jóvenes exitosos en sus carreras laborales. Ambos vivían en casas lujosas, tenían los últimos modelos de auto, vacacionaban en lugares paradisíacos pero no eran felices. En pocas palabras, estaban viviendo el sueño americano pero no lo disfrutaban. En un momento clave en la vida de ambos, se reencuentran y comienzan a dialogar sobre la felicidad y porqué no les llegaba, a ellos que tenían todo lo que la sociedad les había dicho que necesitaban para realizarse. Entonces, inspirados por el blog de Colin Wright, un joven que viajaba por el mundo llevando todas sus pertenencias en un pequeño bolso, se dan cuenta de que tenían demasiadas cosas y trabajaban para tener más pero éstas no los hacían felices. Así que deciden quedarse solo con lo esencial, reducir sus gastos, saldar sus deudas…y ¡Enfocarse en lo verdaderamente importante!

El minimalismo nos dice que al pensar en consumir, en tener, en comprar, estamos perdiendo el foco de lo que de verdad importa: la salud, las relaciones, la pasión, el compromiso social. Hay una máxima que los minimalistas repiten: El problema de nuestra sociedad es que amamos las cosas y usamos a las personas.

El minimalismo se trata de poseer lo básico, lo que necesitamos para vivir y en centrarnos en el cuidado de nuestro cuerpo, en vivir momentos significativos con las personas que amamos y en contribuir a crear un mundo mejor.

Sus beneficios son muchos, enfocarnos en lo importante y dejar de perder el tiempo con lo accesorio, poder soltar lo que no nos da felicidad, cuidar el medio ambiente al no consumir tanto, poder ahorrar porque ya no compraremos tantas cosas innecesarias y en ese proceso encontrarnos con una mejor versión de nuestro ser.

¿Qué les parece el minismalismo? ¿Estarían dispuestxs a adoptarlo?