Recalculando

Al d√≠a siguiente de que termine Breaking Bad y al calor de todo lo que ese final gener√≥ en las redes sociales, yo dije en Twitter que si no quer√≠an que los ataquen los spoilers, vieran las series en el momento en que suced√≠an. Fui soberbia, pero no ten√≠a la intenci√≥n de ser mala, en realidad lo que me hartaba era poner “Breaking bad” en el buscador de Twitter y que la mayor√≠a fueran tweets del tipo: “A√ļn no vi el cap√≠tulo, por favor no cuenten NADA”, eran tweets entre lacrimosos, lamentables e imperativos. Como en este blog escribo algunas cosas sobre series, nunca cont√© finales, ni adelant√© cosas trascendentes, de hecho tampoco lo hice en Facebook ni Twitter y me guard√© comentar por chat con otros fan√°ticos para no hacerlo en p√ļblico y que alguien que no hab√≠a llegado a esa parte, lo leyera. Hoy me sent√≠ traicionada. Sent√≠ que ese contrato se hab√≠a roto, cuando leyendo una nota de el diario El pa√≠s (una decepci√≥n tras otra), quise recordar Breaking Bad leyendo una cr√≠tica y a pesar de que √©sta admit√≠a spoilers, en un p√°rrafo, acab√≥ con diez finales, entre ellos el de Los Sopranos, serie que estoy mirando actualmente y que voy por la primera temporada. El autor cosech√≥ una lluvia de insultos de parte de los lectores que de la misma forma que yo, solo esperaba spoilers de Breaking Bad y le√≠an la nota porque ya hab√≠an visto el final de esta serie. Pens√© un poco sobre esto, sobre escribir, sobre tener informaci√≥n en las manos, sobre la confianza de quienes leen…

Estuve un poco ausente del blog y esto se debe a mis obligaciones acad√©micas. Pero escribiendo o no, siempre sigo leyendo, siempre sigo mirando series o pel√≠culas. No quer√≠a dejar pasar algo importante y es el hecho de que nuestra querida Ley de Servicios de Comunicaci√≥n Audiovisual fue declarada constitucional. Hace muchos a√Īos cuando escrib√≠a un blog que se llamaba “Piquinauta”, escrib√≠ mi opini√≥n sobre la importancia de esta ley, escrib√≠ desde el coraz√≥n, escrib√≠ como estudiante de Ciencias de la Comunicaci√≥n, escrib√≠ como periodista y como ciudadana. Entre las cosas raras que pasan en la web, me lleg√≥ por e-mail en una cadena, mi propia nota. Recuerdo que qued√© at√≥nita y tambi√©n que mi blog recibi√≥ muchas visitas por ello. Luego, cerr√© aquel blog y me pas√© a este y esa nota solo qued√≥ en mi memoria. Esta ley es importante para todxs, ac√° se est√°n jugando muchas cosas, hay muchos debates que no todo el mundo conoce. La ley de radiodifusi√≥n era una ley creada por la dictadura c√≠vico militar, fue una ley hecha a la medida de los intereses de un gobierno de facto que pretend√≠a controlar toda la informaci√≥n y la comunicaci√≥n. Cuando termin√≥ la dictadura, el gobierno de Alfons√≠n tuvo la posibilidad de discutir dos leyes que la reemplazaran pero por las presiones que recibi√≥ no pudo continuar. Los gobiernos de Menem, al calor del neoliberalismo y como representante de los intereses del status quo de la especulaci√≥n financiera, fue un importante aliado de los sectores de medios m√°s poderosos de la Argentina y ante una sucesi√≥n de decretos de necesidad y urgencia modific√≥ a m√°s no poder aquella ley de la dictadura para beneficiar la concentraci√≥n medi√°tica. Desde la dictadura en adelante, un grupo fue el m√°s beneficiado, el mismo que obtuvo Papel Prensa silenciando las torturas y los asesinatos de la Junta, el mismo que fue el beneficiario de la primera privatizaci√≥n de los 90: canal 13. Esto no est√° alejado de nuestras vidas cotidianas, cuando hacemos memoria es f√°cil recordar aquella empresa de cable chiquita de nuestra ciudad que de repente desapareci√≥ comprada por Cablevisi√≥n o la concentraci√≥n medi√°tica, los nuevos empresarios que aparec√≠an y se chupaban todo: radios AM y FM, canales de aire y de cable. Los 90 ayudaron a la consolidaci√≥n del poder√≠o de presi√≥n de los grupos de medios y esto adem√°s de impedir la aparici√≥n de nuevas voces, de voces alternativas, de voces regionales y locales, generaba que los periodistas y trabajadores de medios tuvieran pocos lugares a los que ir a trabajar si por una de esas casualidades de la vida, disent√≠an con sus patrones.

La nueva ley, llamada vulgarmente, Ley de Medios, fue elaborada bajo el esqueleto de los 21 puntos propuestos por FARCO y discutida a lo largo y a lo ancho del pa√≠s. Esta ley es una deuda hist√≥rica de la democracia y un pedido hist√≥ricos de las carreras p√ļblicas de Comunicaci√≥n. Esta ley no surgi√≥ de un gobierno (pero este gobierno la puso en la agenda p√ļblica), no es una ley que lleve un fin turbio de control de medios, no es una ley que va en contra de nadie. Pero a eso ya lo sabemos…¬Ņlo sabemos? Porque parece que cuando se tocan los intereses de los que siempre fueron los beneficiados (durante dictadura, radicalismo, “peronismo”, neoliberalismo), todo est√° mal. Estos mismos, aprovechan la gran concentraci√≥n medi√°tica y salen a acusar de corrupci√≥n, de control de la informaci√≥n, de censura. Y no olvidemos: son los mismos que a los cr√≠menes de la dictadura le dec√≠a “aparecieron muertos”, claro, m√°gicamente. Son los mismos que recibieron Papel Prensa y sofocaron a todos los otros diarios, a muchos de los cuales hicieron desaparecer vendi√©ndoles el papel a precio exorbitante. Estos mismos que acusan de falta de libertad de expresi√≥n hablan hasta de los presidentes muertos con un relajo que es falta de respeto, y nadie les dice nada. Nos comemos su discurso de odio, difamaci√≥n, miedo, violencia y tenemos que escuchar y verlos decir que son v√≠ctimas. Mientras inventan mentiras y operaciones dicen que no hay libertad de expresi√≥n, pero lo peor, las pobres v√≠ctimas durante cuatro a√Īos, a fuerza de medidas cautelares no permiten que se les aplique la ley. Y tanto poder tienen que a diferencia de cualquier hijo de vecino, llevan el reclamo a la Corte Suprema de Justicia. Por suerte y con justicia, la Corte fall√≥ a favor de la democratizaci√≥n de voces. Ya no hay m√°s que explicar, adecuaci√≥n a a la norma y a cumplir las leyes como hacemos todxs lxs ciudadanoxs de este bello pa√≠s.

Recalculando…se vienen nuevas entradas al blog. Nuevas entrevistas a bloggers que sorprenderan. Nuevas cr√≠ticas. Nuevas entrevistas. Atentas y atentos.

Buen comienzo de semana.