Goodbye, things

En línea con lo que venía contándoles en los post anteriores respecto al orden y al minimalismo, la semana pasada leí “Goodbye, things” de Fumio Sasaki. El libro narra la experiencia del autor con respecto al minimalismo y brinda una serie de consejos para quienes deseen adoptar este estilo de vida.

Goodbye things-Blog de Lorena Santa Cruz

De lectura simple y en tono autobiográfico, “Goodbye, things” documenta el cambio de vida que experimentó este editor japonés, quien vivía entre un montón de objetos acumulados y se endeudaba para adquirir más pero que paralelamente bebía sin control y perdía el tiempo en distracciones como los videojuegos.

Sasaki narra como su encuentro con el minimalismo lo ayudó a convertirse en otra persona. Pudo deshacerse de los objetos que lo apabullaban, mudarse a un departamento más pequeño, adquirir hábitos saludables, relacionarse mejor con otras personas, animarse a hacer cosas que nunca antes hubiese pensado y escribir este libro, cuando siempre su trabajo fue editar obras de otras personas.

Un dato interesante es que menciona varias veces a Marie Kondo. Y también presenta a muchos minimalistas japoneses, incluso mostrando sus casas en algunas fotografías.

Del libro me gustó lo sencillo y claro que es para explicar su punto. Creo que la escritura en sí misma es minimalista. Tiene paralelismos con la forma en la que narra Marie Kondo. Tiene listas de consejos, lo que lo hace de comprensión sencilla y de consulta rápida. No me gusta que repita algunas cosas varias veces, pero supongo que está bien para fijar conceptos. Asimismo, el grado de minimalismo material al que llegó el autor es extremo, pero creo que su orientación sirve para que cada persona pueda aplicarlo de acuerdo a sus necesidades.

goodbye
Imagen: Amazon

A continuación les dejo una selección de los consejos que me gustaron:

-Abandona la idea preconcebida de que no puedes tirar tus cosas.

-Desechar es una habilidad.

-Cuando te deshaces de algo, en realidad ganas más de lo que pierdes.

-No hay un solo objeto del que lamentarás haberte desprendido.

-Empieza con lo que está claro que es basura.

-Reduce todo lo que tengas repetido.

-Líbrate de todo lo que no hayas usado en un año.

-Prescinde de todo lo que tengas para aparentar.

-Distingue entre tus deseos y necesidades.

-Nuestros objetos son como compañeros de piso, salvo porque le pagamos el alquiler.

-Organizar no es minimizar.

-Deja atrás la idea de “algún día”.

-Despídete de tu antiguo yo.

-Desecha todo lo que habías olvidado.

-No te obsesiones con el precio que pagaste en su momento.

-Prescinde de todo lo que no te apasione.

-Si no recuerdas cuántos regalos has hecho, no te preocupes por los que has recibido.

-Desechar los recuerdos físicos no equivale a desechar los recuerdos de la mente.

-Sé social: toma prestado.

-No lo compres porque es barato. No te lo lleves por ser gratis.

-Las cosas a las que le decimos adiós son las cosas que recordamos para siempre.

¿Ustedes conocían a este autor? ¿Cuáles de sus consejos les gustaron más?

 

Anuncios

Minimalismo y movimiento Slow

En el post anterior les conté un poco acerca del estilo de vida minimalista. Sobre este tema hay bastante para decir, porque sin dudas una cosa lleva a la otra y por eso vendrán más entradas las próximas semanas. Hasta el momento he visto que muchos minimalistas comenzaron con La magia del orden de Marie Kondo. Porque el comienzo de la vida minimalista comienza con el decluttering, que en español sería algo así como deshacernos de cosas.

Minimalismo y Movimiento Slow-Blog de Lorena Santa Cruz

El Minimalismo también va en sintonía con el movimiento Slow (Lento), el cual promueve una forma de vivir más lenta, más consciente, en contraposición a la cultura fast (rápida). Este movimiento comenzó como una crítica a la fast food (comida rápida) y se extendió a otros ámbitos, como a la moda y hasta a las ciudades.

Dicen los referentes del minimalismo que éste no es un fin, es un medio para alcanzar algo más: encontrar la plenitud espiritual, gestionar nuestras emociones, amar lo que hacemos, encontrarnos a nosotrxs mismxs…hay tantas variantes como seres humanos!

En Argentina, el Minimalismo comienza a ganar adeptxs. Últimamente aparecieron notas que hablaban del tema en grandes multimedios. También se pueden encontrar seguidorxs de esta filosofía en grupos de Facebook. Así fue como conocí a Jessica Schechtel, una cordobesa que es Diseñadora de Indumentaria y docente. Ella se encontró con el Minimalismo y el movimiento Slow de la mano de KonMari y como yo, mirando videos en Youtube sobre el método dio con estos estilos de vida similares y complementarios. Jessica comenzó a implementarlos en su vida y eso la llevó a “vivir con menos, más despacio, más feliz”.

Para quienes piensan que el Minimalismo es solo para solterxs sin hijxs, no sólo la web está lleno de blogs de familias minimalistas como Leo Babauta, creador de Zen Habits y mnmlist, uno de los pioneros en el tema quien es padre de seis hijos y junto a su esposa llevan este estilo de vida, además del veganismo. También Jessica es mamá de dos nenas y no sólo abraza este estilo de vida, sino que también es emprendedora y genera contenidos desde su blog Yo soy Slow, en donde además de promover este estilo de vida, apoya y visibiliza a marcas de slow fashion argentinas.

Respecto a los beneficios que la vida Slow y el Minimalismo le trajeron, Jessica afirma que “ahora visito a mis amigas, salgo a jugar con mis hijas, tengo tiempo”.

Parece que en esta época en donde vivimos una vida rápida, caminando por la calle a toda velocidad mientras miramos el celular, comiendo frente a la TV y esperando comprar lo último que salga, algunas personas están abriendo el camino para volver a vivir amando y valorando lo que tenemos y enfocándonos en el aquí y el ahora.

¿Vos conocías el Minimalismo y el movimiento Slow?