Los beneficios del método KonMari

La semana pasada les conté brevemente sobre el método KonMari para ordenar nuestra casa. En este post me gustaría profundizar en algunas ideas que Marie Kondo comparte, como por ejemplo, que ordenar nuestra casa nos ayudará a ordenar nuestros pensamientos y mejorar nuestra vida. Idea que también se puede encontrar en otras corrientes como el Feng shui e incluso en la Neurociencia.

Blog de Lorena Santa Cruz-Los beneficios del método KonMari

Fascinada por el efecto que KonMari tuvo en algunas personas que conozco le pregunté a tres de ellas algunas cosas sobre el tema. Participan en esta nota: Nicolás Canedo, Licenciado en Ciencias de la Comunicación Social, docente universitario y músico; Verónica Asquitapace, Maestra de Reiki y formadora en otras disciplinas espirituales, fundadora de Ser Conciente (y me acabo de enterar que también es Licenciada en Ciencias de la Comunicación Social, el Universo no deja de sorprenderme); y Paula Arqueros, Licenciada en Diseño Textil y dueña de Aló Bonheur.

Nicolás conoció a Marie Kondo a través de su novia que es asesora certificada y estudió con ella (¡Wow!). Paula la descubrió por recomendación de una amiga.

Muchas personas leen el libro “La Magia del Orden” y tiempo después aplican sus enseñanzas. En el caso de Verónica, ella lo leyó pero aún no pudo aplicar el método porque se está mudando de Buenos Aires a Mendoza en estos días.

En el post anterior les comentaba que el libro tiene un mensaje muy profundo y se enmarca dentro de cierta filosofía japonesa que atribuye energía a las cosas, como si fueran seres vivos. Idea que también tiene el Feng shui. Me interesaba hablar con Verónica del tema y le pregunté si cree que KonMari trata sobre el plano espiritual y ella me respondió que “KonMari es un método espiritual, no es un método solo tridimensional. Primero porque lo que ella plantea es un conexión profunda con la energía de las cosas al tomarlas con las manos. De hecho, hay una parte del libro que dice la palabra en japonés para sanar o para sanación o curación que es te-ate y quiere decir algo así como poner las manos. Entonces todo tiene que ver con el Reiki que es sanar a través de poner las manos. Te invita a no elegir lo que querés conservar o querés regalar mirando sino poner todo el suelo y agarrando todas las cosas con las dos manos para sentir. Todo lo que invite a una persona a sentir y a sentirse y sentir la energía de las cosas lo está invitando a conectarse consigo mismo, con la Esencia, con la Energía que palpita en todo lo que hay, esto es maravilloso. Por un lado la energía de sentirte y sentir las cosas, por el otro darle a las cosas tu energía amorosa, en esto del plegado y del doblado de la ropa, es que la ropa sienta tu afecto, que sienta tu amor, darle a la ropa tu energía de curación, super relacionado con el Reiki y con la espiritualidad. Por último que ver la casa en orden y transitar una casa en orden ayuda profundamente a la paz mental, a la calma, a la libertad de ruido visual. También a crear un ambiente más propicio para la meditación y para el sosiego. Para mí, el método KonMari tiene todo que ver con el Reiki y la meditación, la verdad es que estoy fascinada”.

Nicolás afirma que vivió el proceso como una terapia y agrega que “el método KonMari es más que un simple método de orden, es una técnica de autoconocimiento. Uno reflexiona sobre las cosas que tiene, por qué las tiene, cómo lo vinculan a una idea que uno tiene sobre sí mismo, cómo te conectan a los demás (a tus amigos, a tu familia, etc.). Fundamentalmente se trata de pensar cómo es la vida que queremos tener y en empezar a obrar en función de eso. Es una herramienta de autosuperación”.

En el caso de Paula, ella lo vivió “al principio como un juego” y lo abandonó. Y agrega “cuando lo retomé fue a conciencia y pude sostenerlo”. También afirma que al principio conservó muebles que creía enormes para su casa de ese momento, pensando que su problema era la falta de espacio y no la cantidad de cosas que tenía y no usaba.

Marie Kondo recomienda conservar sólo las cosas que nos dan alegría. Imaginemos solo por un momento que todos los días usemos la ropa que amamos y nos queda bien, que comamos con la vajilla que reservamos para ocasiones especiales, que solo tengamos nuestros libros favoritos. De eso habla la autora.

Nicolás reflexiona sobre las cosas con que nos quedamos luego de aplicar el método KonMari y dice: “Para Marie Kondo sólo debemos preservar las cosas que “sparks joy”. Este concepto me parece fundamental pero a la vez es extremadamente personal y subjetivo. Lo que inspira alegría a uno puede no representar nada para otro. Yo conservo cosas que me gusta ver en mi casa, me gusta tenerlas a mano y me ofrecen una imagen positiva de quién soy y quién quiero ser”. Marie Kondo usa el concepto de “sparks joy” para referirse a los objetos que chispean de alegría, ese es el título en inglés de su segundo libro que se tradujo al español con un título menos efusivo: “La felicidad después del orden”. Nicolás sintió muchos cambios luego de ordenar su casa: “me siento liviano. Tengo solo cosas que me gustan. No conservo nada que no me inspire alegría”. Sin embargo para llegar a este camino, reflexionó bastante acerca de lo que poseía: “Lo más difícil fueron los libros. Cuando le digo a gente que tiré libros me miran como si estuviese loco. Para mí romper con esa cosa sagrada de los libros fue absolutamente liberador. Tenía libros que no leía. Su presencia en mi biblioteca me parecía un reproche constante de un ser intelectual que yo sentí que debía ser alguna vez. Dejar ir esos libros fue una forma de aceptarme como soy. Es importante destacar que Marie Kondo nos invita a dejar ir las cosas pero dándoles las gracias por lo que esas cosas hicieron por nosotros. Este proceso es sumamente sanador. No es que vas y tirás así nomás, con desprecio. Uno se toma su tiempo con cada objeto, lo toca, recuerda algo de él: cómo lo obtuvo, por qué lo obtuvo… es como un viaje introspectivo hermoso. Y cuando descubre que ese objeto ya no tiene lugar en la vida que uno quiere le agradece por haber estado y lo deja ir. Es enormemente terapéutico, nos enseña a dejar el pasado en su lugar y vivir el mejor presente que podamos darnos”.

Para quienes están comenzando, Paula les recomienda que “primero visualicen las trabas que encuentran en sus sueños y metas y que después miren a su alrededor qué están conservando, qué se interpone a esa meta”. Nicolás dice que “le recomendaría a cualquiera que empiece, ya sea que lo haga con un asesor (como hice yo) o por su cuenta, que se comprometa con el proceso en su totalidad. Si te dieron ganas de hacer KonMarie es porque sentiste que tu vida necesita ese cambio. Nadie te obliga a dejar ir nada que no quieras dejar ir, pero es importante asumir que hay que dejar ir cosas. Ese es el compromiso con uno mismo: dejar ir lo que ya no tiene un lugar en nuestra vida para ser quienes queremos ser. Y eso requiere un compromiso. Pero el resultado es inmensamente gratificante”.

El método KonMari me llevó a conocer sobre otros temas, de los que hablaré en los próximos posts. Mientras tanto, cuéntenme sus experiencias con el orden en los comentarios ¡Hasta la próxima!

Anuncios

La magia del orden

Hace tres años las redes sociales comenzaban a hablar tímidamente de un libro que causaba furor en el exterior. Se trataba de “La magia del orden” de la autora japonesa Marie Kondo. Este libro prometía ordenar la casa una sola vez y mantener el orden para siempre. Tentada por tan sorprendente promesa y habiendo sido practicante de Feng shui, fui corriendo a comprarlo.

La Magia del Orden-Blog de Lorena Santa Cruz

El libro es de simple lectura, sin una postura moralista y con humor transmite las premisas de Marie Kondo para ordenar. Su método se llama KonMari y se hizo tan famoso que hoy es posible encontrar en Instagram a cientos de “organizadoras profesionales” de habla hispana que brindan sus servicios, dan cursos, venden productos para ordenar y escriben libros.

Las premisas de KonMari son sencillas:

-Nos propone ordenar por categorías: ropa, libros, papeles, konomo (palabra japonesa para referirse a artículos varios) y por último objetos con valor sentimental.

-Primero hay que reunir todos los objetos de una categoría, por ejemplo ropa, en un solo espacio. Eso implica sacarlos de los distintos lugares en donde estén guardados. Una vez que tengamos todo junto hay que tomar cada objeto con las manos y ver si nos produce alegría, si no lo hace, hay que descartarlo, pero dándole las gracias por lo que nos brindó. Descartalo no implica tirarlo, se puede donar, regalar o vender.

-Luego de seleccionar con qué nos quedamos, hay que ordenarlo. En este sentido propone soluciones muy simples y útiles, por ejemplo doblar la ropa de manera que quede parada y no como comúnmente hacemos de apilarla en horizontal porque así no la vemos y no la usamos toda.

-No salir a comprar productos de almacenaje. Dice que generalmente en casa tenemos todo lo que necesitamos para ordenar. Para la mayoría de las cosas propone usar cajas de zapatos.

El mensaje de Marie Kondo es profundo, nos invita a rodearnos solo de los objetos que nos dan alegría. Muchas veces guardamos cosas por compromiso o porque creemos que nos van a servir en algún momento y luego no las usamos. 

Si quieren aprender a doblar la ropa como propone Marie Kondo puedan buscar en Youtube los miles de videos sobre el tema, así aprendí yo. También les dejo mi tablero de Pinterest en donde hay infografías de paso a paso o pueden conseguir el último libro de la autora, llamado “La felicidad después del orden” que trae dibujos explicativos.

Mi primera experiencia con el método me dio como resultado 9 bolsas de consorcio de cosas que no me hacían feliz. Regalé ropa, doné libros a bibliotecas, tiré papeles que no me servían. Sin embargo, al tiempo volví a mi conducta acumuladora y de compradora compulsiva, así que fue bastante fácil volver a tener tantas cosas como antes.

Hace un tiempo comencé a cuestionarme profundamente mis prácticas de consumo y me di cuenta de que compraba cuando estaba estresada, ansiosa o aburrida. Entonces me propuse cambiar mi conducta y en medio de ese proceso, KonMari volvió a entrar en mi vida. Ahora estoy implementando su método nuevamente y estoy muy feliz con los resultados.

¿Ustedes ya lo probaron? ¿Cuál fue su experiencia?