[Series] The Killing

The Killing es una serie de cuatro temporadas del género policial que se estrenó en 2011. Está protagonizada por la detective Sarah Linden (Mireille Enos) y por el detective  Stephen Holder (Joel Kinnaman). En la primera y en la segunda temporada ambos detectives se ocupan de resolver un femicidio ocurrido en Seattle. La víctima es una adolescente llama Rosie Larsen (Katie Findlay) que aparece en el baúl de un auto en un lago. El auto pertenece a la campaña para alcalde de Darren Richmond (Billy Campbell), quien se encuentra disputando por primera vez el cargo con el actual alcalde. Envuelta en un halo de misterio, la muerte de esta joven, que además es buena hija, estudiante y modelo social, se verá invadida de política, opinión pública, religión, tribus, prostitución, etc. Por otro lado, la historia de los detectives que protagonizan la serie resulta toda una complejidad, Sarah Linden tiene un hijo preadolescente que reclama su atención, y justo el día que encuentra el cuerpo se estaba yendo del Estado para casarse y dejar la fuerza. En el caso de Holder, es un adicto en recuperación que tuvo que mezclarse con tranzas y delincuentes para actuar como policía encubierto en los barrios más turbios. Mientras el drama avanza todos los elementos comienzan a mezclarse y cada personaje comenzará su propia odisea personal en un contexto laboral, político y mediático complejo.

the-killing

Las otras dos temporadas están ocupadas por dos casos, uno sobre un asesino serial de prostitutas adolescentes que viven en situación de calle, íntimamente vinculado al pasado de Linden y el asesinato de una familia de clase alta relacionada con una escuela militar. Aunque parezcan casos aislados, ambos se relacionan con los personajes principales y con el caso de Rosie.

o-THE-KILLING-NETFLIX-facebook

Sarah Linden (Mireille Enos) and Stephen Holder (Joel Kinnaman) – The Killing _ Season 3 _ Gallery – Photo Credit: Frank Ockenfels 3/AMC

The Killing es una serie a la que le cabe una definición: perfecta. El argumento está genialmente ofrecido al público, los ganchos son honestos y nos hacen pegarnos a la pantalla para saber más. Los actores cumplen su rol de una manera tan creíble que no hay forma de no conectarnos espiritualmente con ellos. La actriz que interpreta a Linden encarna a su personaje con una rudeza y una fragilidad admirables, no se me ocurre otra persona para interpretarla. Lo mismo con el caso de Holder, su aspecto desgarbado y su aire de chico inocente y chico corrompido al mismo tiempo hacen a la historia. Los personajes secundarios también son altamente creíbles y bien representados. La estética de la serie nos introduce en la atmósfera  que debemos respirar: oscuridad, bosques, vapor, colores fríos, agua, lluvia constante, cuidad decadente. La serie es violenta, básicamente no oculta nada, la sangre aparece en las dosis justas y necesarias para un policial, no esperemos algo naif, la serie no lo es, es cruda y dura, como Linden. Otra cosa que me encantó de la serie fue que su perfección estuve presente hasta en el final, el final es bello, es un cierre que está bien y corona todo lo anterior. Es difícil de lograr que una serie tenga todos sus elementos bien hechos, pensados e interpretados.

tk3-ep312-main-590

Si tuviera que pensar en otras series, se me viene a la mente Twin Peaks y The X-Files y si pensara en un libro sería A sangre fría de Truman Capote. No dejen de ver The Killing, es un perfecto ejemplo de la 3era edad de oro de la TV.

Adiós a Mad men

Hay libros, películas, libros, música y ¿por qué no series? que nos tocan el alma. Mad men ha sido creo yo, una de esas excelentes producciones que a fuerza de una buena historia, buenos actores, una excelente musicalización y una perfecta escenografía alcanzaron a convertirse en una obra maestra. Creo que Mad men ha retratado no sólo una época, sino un punto de partida hacia un presente en el que todo se puede comprar, en que las ideologías rápidamente se convierten en objeto de consumo, en donde la hegemonía política, económica y cultural se ha impuesto a través de la publicidad y de la guerra. Pero Mad men también muestra el último intento del mundo por preservar una era en donde todo podía cambiar…quizás.Todavía no era el fin de las ideologías, ni Dios había muerto y la revolución pacífica acabaría con la guerra de Vietnam.

Mad men es también la historia de personas, de imperfectas personas que se buscan a sí mismas, que luchan no sólo por saber quiénes son sino que tratan de vivir como quienes quieren ser. Y también es la historia de un hombre, de un genio de la mentira y el engaño, de un brillante publicista que afirma que al amor lo inventaron gente como él para vender cosas.

Ya escribí sobre Mad men pero entonces no había terminado de verla y en este momento en que me quedé pensando mucho sobre el final de esta serie quisiera repasar con ustedes la suerte de mis cuatro personajes favoritos: Don Draper, Betty, Peggy y Joan. Así que a partir de este momento aviso que lo siguiente contiene spoilers.

El fin de una era

Don Draper vive una vida que no es la suya, se reinventó luego de una vida de pobreza, violencia y desesperanza al tomar la identidad de otro hombre para desertar de la guerra de Corea. Don Draper, ese hombre que vive engañando, se convierte en un publicista reconocido y galardonado. Pero él no puede ser feliz porque no se encuentra, porque se hunde en la tristeza, porque todo a su alrededor se cae, porque los fantasmas del pasado lo acechan.

Mad_Men_season_3,_Promotional_Poster

Cambiar de chica como de camisa no hace feliz a Don, tampoco sus hijos, tampoco su éxito y entonces bambolea entre la depresión, el engaño y el alcohol. Sinceramente no había pensado cómo acabaría, ni siquiera imaginaba el final.

Harto de huir, finalmente Draper debe unirse a McCann, lugar que lo recibe con alegría y a pesar de que su éxito está garantizado debe compartir la mesa con una veintena de otros Directores Creativos. Él piensa que ya no hay más después de eso y en el medio de una reunión se para y comienza a manejar. En el camino se mete en problemas, en el camino se emborracha y lo golpean, algo que ya hemos visto. Draper huyendo y soñando que lo atrapan y tal vez añorando que lo hagan porque ya está cansado de mentir. Él siente que nada de lo que hizo fue significativo, arruinó dos matrimonios, no encontró la felicidad y cuando había logrado crear su propia agencia terminó siendo parte de la multinacional a la que tantas veces rechazó.

A su vez, y tal vez para mí la trama más triste del final de Mad men es el destino de Betty Draper, una mujer que nunca pudo ser feliz, una mujer a la que por ser hermosa, su entorno siempre la consideró tonta y que cuando finalmente va tras un sueño: estudiar Psicología, descubre que tiene un cáncer avanzado que le deja 6 meses de vida y contra el que no desea luchar. Conservé hasta último momento la esperanza de que eso no fuera así, pues Betty es muchas mujeres que crecieron en una época de cambios con una mentalidad de otro momento y que eligió formar una familia bajo el precepto del Sueño Americano, antes que hacer algo que ella quisiera, crecer como persona sin necesidad de seguir lo que las generaciones anteriores le habían impuesto solo por ser mujer. Relegada al ámbito de lo privado, a la familia, a las tareas domésticas, solo sale para colgar del brazo de un hombre y brillar como una joya a la que no se le permite tener opinión propia (aun con el bueno de Henry). Entonces fuma, fuma mientras lava los platos, mientras come, mientras está embarazada, mientras mira TV, mientras espera a uno u otro marido, fuma y engorda, fuma y adelgaza y porque fuma y porque guarda dolor, Betty morirá de cáncer. Triste final para Birdie, que comenzaba a encontrarse a sí misma.

Peggy es tal vez mi personaje favorito porque representa el rol de la mujer nueva. De secretaria de Don llega a ser su par. De la sospecha de que asciende por acostarse con él, logra ser reconocida y valorada por su trabajo. Peggy, el alterego de Don, quien lo hace enojar pero a quien escucha. Peggy que por ser mujer fuerte no es tomada en serio pero aunque no elige la vida doméstica, incluso cuando da en adopción a su hijo, sigue buscando el amor. Y lo encuentra, en el lugar menos esperado, de la persona menos esperada, de su amigo Stan. Reconocida como mujer y como profesional, Peggy representa el logro de las mujeres por introducirse en un mundo de hombres.

15-mad-men-liveblog.w529.h529.2x

Joan es quizás el otro ejemplo de mujer, pero que por ser una mujer fascinante, un símbolo sexual andante, no es tomada en serio. Incluso debe acostarse con un hombre despreciable, sacrificarse por salvar a la empresa y a pesar de que lo logra, no falta oportunidad de que se lo tiren en la cara. Joan fracasa sucesivamente por ser hermosa, por ser inteligente y por ser una mujer fuerte. Pero al final también se encuentra eligiendo lo que la hace feliz, y eso es tener su propia empresa, sin hombres que intenten acostarse permanentemente con ella. Bien por Joan!

mad-men-recap-06apr15-02

El final de Mad men es optimista pero incluso desde el punto de vista de Don es una ironía. ¿Draper encontrándose a sí mismo mientras pronuncia “om”? ¡Vamos! si apagáramos la TV o la computadora en ese momento sabríamos que nos están tomando el pelo y entonces aparece como el broche de oro una publicidad de Coca cola, incluso el hippismo, que aparece como forma de resistencia al capitalismo cada vez más acentuado mundialmente a fuerza invasiones, bombas atómicas e industria cultural es una excusa para vender. Don Draper, amigos, lo entendió todo y nos lo había advertido desde un principio.

Jon Hamm as Don Draper - Mad Men _ Season 7, Episode 14 - Photo Credit: Justina Mintz/AMC

Jon Hamm as Don Draper – Mad Men _ Season 7, Episode 14 – Photo Credit: Justina Mintz/AMC

Homeland, la decadente

Hoy quiero hablarles de una serie que me decepcionó. Las series a veces tienen esa capacidad. Homeland empieza de una manera absolutamente prometedora y en algún sentido novedosa pero luego cambia radicalmente.

homelandLa protagonista Carrie Mathison (Claire Denis) es una agente de la CIA que trabaja luchando contra el terrorismo y a quien trabajando en una operación en Irak, un activo le dice que Al Qaeda infilitrará a un soldado estadounidense para perpetrar un golpe en el país. De regreso en Estados Unidos, se entera de que el ejército encontró en Afganistán a un prisionero, un ex marine llamado Nicholas Brody (Damian Lewis), quien permanecía desaparecido desde hacía ocho años. Esto lleva a Carrie a pensar que Brody es el soldado que infiltrará Al Qaeda para hacer un atentando en el país, sin embargo, cuando ella se lo comunica a su compañero y amigo Saul Berenson (Mandy Patikin), él le dice que no podrán investigarlo y que su teoría es descabellada. Mientras tanto, Brody es recibido como un héroe y como símbolo del triunfo de la lucha contra el terrorismo. Sin embargo, alberga demasiados secretos.

804_2_0_prm-wallpape35FF83_1280x800La primera temporada es magistral, Carrie se embarca en una investigación al márgen de la CIA para desenmascarar a Brody, mientras él se debate entre sus demonios y su vida familiar totalmente extraña luego de haberlo dado por muerto.

Hasta la segunda temporada podríamos decir que la serie es interesante y buena, con mucho foco en la psicología particular de los personajes y con escenas de acción que hacen que todos los acontecimientos sean llevaderos de ver.

homeland3Según pienso la tercera temporada desbarranca. El argumento es sumamente extraño a la vez que duro y complejo de seguir. Pasan cosas que no nos esperamos porque la serie no nos preparó para eso, hay un contrato con el espectador que se rompe. Pero además se siguen líneas narrativas que quedan inconclusas, historias como los problemas de Dana Brody que ocupan cantidad de capítulos pero que nunca se retomarán ni le aportan un valor dramático al mosaico narrativo de la historia general.

imagesLa cuarta temporada podría ser perfectamente otra serie. El 90% de los capítulos transcurre en Pakistán y si bien son sobre los manejos de la CIA para obtener información llegamos a debatirnos moralmente si nos gusta Carrie como persona. Hechos extraños, cosas que ya hemos visto y mucha tensión. No podemos decir que no es rápida, los hechos se suceden uno tras otros lo que le imprime más tensión y más ganas de ver el desenlace, sin embargo la sensación es extraña, parecen recursos bajos.

HOMSobre la serie en general, me gusta el personaje central, Carrie, creo que está muy bien interpretada. Muestra a una mujer fuerte que lucha con sus problemas de salud, más de una vez me genera rechazo pero porque no puedo estar de acuerdo con lo que ella hace, pero me gusta que ante las adversidades no dude. Los demás personajes están bien, los lugares en donde está filmada, etc. Sin embargo, no deja de ser una serie sobre ser yankees buenos que salvan al mundo (aunque tengan muchos obstáculos) y musulmanes malos que están dispuestos a todo. Y aunque me cuesta identificarme con los musulmanes, sí puedo hacerlo con los latinoamericanos y ciertamente me parece muy bajo como nuestros hermanos venezolanos son pintados en la serie. Una vez más, amigxs, Hollywood lo hizo.

The X-Files

The X-Files fue una serie estadounidense que se pudo ver en la cadena Fox entre 1993 y 2002. Fue una serie que introdujo masivamente la ciencia ficción y las conspiraciones en horario central.

x_negra

Vi la serie de forma aleatoria desde chica, siempre enganchando algún capítulo en la TV. Este año me dispuse a verla entera, y me la devoré. La serie, podríamos decir que sigue un hilo argumental pero en la mayor parte de los episodios se tratan de casos que los mismos autores denominaron “el monstruo de la semana”. La serie aborda diversas temáticas del imaginario colectivo: mitos, extraterrestres, leyendas, etc. Y las introduce en el mundo de su narrativa: Los expedientes X. Estos son archivos del gobierno de los Estados Unidos que no fueron clasificados, que son secretos y que no tienen una explicación lógica. Los reabrió un agente llamado Fox Mulder que en el FBI es tildado como el Siniestro por sus compañeros de trabajo por sus creencias en fenómenos paranormales. Dana Scully es una doctora en medicina que es asignada a ser la compañera de Mulder, para ponerlo a prueba y al principio, espiarlo.

00902X-Files_Gallery

A Mulder lo motiva encontrar a su hermana Samantha, que según él cree, fue secuestrada por extraterrestres cuando eran niños. Esa búsqueda será la que motivará a Mulder a perseguir la verdad, hasta que en la temporada 7 recién sabemos con él que es lo que verdaderamente pasó.

images (8)

Ambos protagonistas son antagónicos, si bien Mulder es psicólogo, está abierto a las explicaciones que requieren una mente abierta, pero Scully, al ser científica siempre se basa en las pruebas fácticas y descarta al teorías de su compañero. Sin embargo, la mayoría de los casos se resuelven en base a los aportes de Mulder. A lo largo de las temporadas y en base a diferentes cosas que viven juntos, ambos se dan cuenta que solo pueden confiar el uno en el otro y Scully comienza a abrir su mente a las explicaciones de su compañero, basándose en lo que vio y vivió.

A lo largo de la serie, ellos se enfrentaran a enemigos de todo tipo, desde hongos alucinógenos que intentan tragarlos hasta un misterioso virus de en el Polo Norte, pasando por asesinos seriales, monstruos, psicópatas, hombres lobo y por supuesto, el propio gobierno de los Estados Unidos.

En las dos últimas temporadas (8 y 9), se incorporan dos nuevos agentes que se hacen cargo de los expedientes X, se trata de John Doggett y Mónica Reyes quienes reemplazarían definitivamente a Mulder y Scully pero ante el declive de la audiencia, acompañaron el proceso final. En estas dos últimas temporadas, Mulder casi no aparece y Scully, en la 8 trabaja con Doggett, pero en la 9 no es la protagonista, sino que ayuda a sus dos colegas.

monster1

Puedo escribir mucho sobre esta serie, pero tal vez ya todo se ha dicho. Generó un mundo de fanáticos que crecieron al calor de internet, las temporadas en DVD, los foros, el merchandising. Lo que puedo decir es que creo que fue una serie increíble que sentó las bases para que vinieran muchas más series de buena calidad. También puedo decir que a pesar de haber tenido 9 temporadas de más de veinte capítulos en promedio, la serie parece que tuvo un final que no resolvió todos los interrogantes. Me da la misma sensación que me quedó con V y con Twin Peaks, series que prometían mucho, pero que al final, optan por lo más fácil: un final escéptico, un final que el público no espera. Sin embargo, el rating manda y parece que la decisión de acabar con The X-Files se basó en la baja en audiencias que tuvo, llegando incluso a acreditarse el final de serie menos visto de la historia.

Sobre los tipos de episodios me gustaría decir que hay una variedad tan rica de géneros que la hace un serie digna de un mejor análisis. Se explora el género negro, el cine de terror, la comedia musical. Hay capítulos maravillosos como El mutante, el capítulo 5 de la quinta temporada que juega maravillosamente con las posibilidades del soporte televisivo.

t2_0

Muchos personajes que se ven en Los expedientes X luego triunfaron en otras grandes series, por ejemplo, Aaron Paul y Brian Cranston tuvieron cada cual su episodio y no dejemos de recordar que Vince Gilligan, fue productor ejecutivo de esta serie. Muchos personajes de Twin Peaks, pasaron por los casos más extraños en The X-Files y no olvidemos que el propio Duchovny, había interpretado a una agente del FBI travesti en esta serie.

14.drive_

 

aaron-paul-x-files

92485

Lo que me queda de esta serie es la idea de que verdades más allá de lo que podemos imaginar están ahí afuera y aunque el precio por intentar desvelarla es muy alto, hay gente que cree en la verdad y está dispuesta a pagar ese precio.

No dejen de ver The X-Files, hay capítulos para reír y para llorar, hay amor y dolor, hay tiros, sangre y música. Sin dudas, una serie que nadie debería dejar de ver. al menos para saber cuál es el camino para haber llegado a alcanzar las grandes ficciones de calidad que podemos ver hoy en día.

images (7)

David Lynch. Reflexión 1

No soy una cinéfila pero sí estoy convencida de que el buen cine conmueve el alma. Como con los libros: agarrar un autor y agotarlo; eso hago yo. David Lynch es ese autor. Escucho el soundtrack de Twin Peaks y me transporto. Me conecto con mis emociones. Pocos artistas logran lo que él, al menos conmigo. La perfecta composición. La puesta en escena. El surrealismo. La oscuridad. La degradación de las comunidades y de las personas. Lynch toca temáticas del imaginario colectivo, nos conecta con miedos y emociones profundas. Cuando lo descubrí quise agotarlo, empecé a ver sus películas de manera desesperada y en un momento me dí cuenta que no podía seguir, por el efecto que tenían en mí.

Domingo a la noche y me pongo a mirar videos en Youtube, me pongo a pensar en todo esto. No dejen de explorar a Lynch. Es sublime y poco sublime.

Game of Thrones

*Sin spoilers

Si bien escuchaba que todo el mundo hablaba en las redes sociales sobre Game of Thrones no me decidía a comenzar a verla porque creía que el tipo de serie (algo medieval) no me atraparía. Finalmente me decidí y aquí estoy, como millones de fanáticos esperando para ver la cuarta temporada que comienza el próximo mes.

news_photo_49348_1392841736

Esta serie tiene varias particularidades, la primera se trata de las locaciones. Una escenografía increíble que alterna entre castillos, costas y nieve. Otro punto favorable es el vestuario, desde armaduras hasta vestidos sexies pasando por ropa de reina, rey o consejeros. Claramente, la historia importa y en este caso es atrapante y nos hace desear seguir viendo qué pasará a continuación. Ahora bien, hay una particularidad en la historia y es que a diferencia de otras, en donde es fácil identificar al bueno y al malo, en este caso los buenos pueden ser malos y al revés, sin embargo les recomiendo no encariñarse con ningún personaje dado que el autor es muy despiadado.

Game-of-Thrones

La serie bambolea entre temáticas que podrían ser perfectamente actuales como las luchas por el poder, las conspiraciones, las guerras, la traición, la venganza pero todo atravesado por lo que más me gusta de GoT: la ciencia ficción. Aparecen en nuestra historia: dragones, videntes, hechiceros, muertos vivientes, gigantes…Otra cosa que me gusta es el rol de las mujeres, a veces pueden ser damas refinadas de castillos un toque insulsas, pero en general se las muestra como protagonistas intransigentes en las luchas por el poder, féminas que no temen embarrarse o pelear con espada. La serie muestra descarnadamente sexo, desnudos, sangre, decapitaciones y mutilaciones; en este sentido no se ahorran detalles, lo que a mi criterio le pone una leve impronta tarantinezca y lynchesca (si me permiten los adjetivos).

images (1)

No dejen de verla, lo que más me gusta de esta época es que hechos culturales como las series, crean comunidad. Seguramente en abril, millones de personas hablemos sobre cómo nos sorprendió el primer capítulo de la cuarta temporada.

images (2)

 

Sobre series

Sin dudas atravesamos una época muy particular en donde la forma de consumir contenidos ha cambiado radicalmente. También lo hizo la forma de compartirlos y comentarlos. El acceso a series de alto nivel estaba reservado para quienes se sentaban frente a la TV religiosamente cierto día en cierto horario (yo fui de esas, cuando era chica era muy consumidora de series de Fox), o para quienes pagaban contenidos exclusivos como es el caso de Los Sopranos por HBO y para el selecto grupo de quienes podían comprar los VHS o posteriormente los DVD´s, cosa que implicaba tener el reproductor para dicho soporte.

Las épocas cambiaron y a los contenidos hoy nos los puede ofrecer un servicio como Netflix que es pago en dólares, con una tarifa fija que variará dependiendo la cotización del país o con un acceso “ilegal” a descargas o sitios online. Qué es ilegal y qué no es un debate aparte. Lo que sí hay que admitir es que las series se popularizaron a partir de la aparición de internet, y no solo las series, las películas, la música, etc. Hoy es posible encontrarlo casi todo y hasta para la persona más ingenua es factible aprender a saltarse publicidades para llegar a la reproducción o descarga en HD del mismo capítulo que se estrenó ayer. Creo con Walter Benjamín que la reproductividad técnica democratizó el arte.

En una época de comunicaciones en tiempo real y de comunidades virtuales podemos enterarnos de inmediato cuál es el contenido del momento, ya sea una canción, un video amateur, una participación de algún personaje en un programa inglés o la serie del momento. Vivimos en la época de los contenidos virales y de los usuarios con poder. Se me hace difícil pensar que Breaking Bad hubiese sido tan visto y comentado sin la piratería virtual. Pero nuevamente, es otro debate y yo, es claro, ya tomé mi postura.

Hace unos días retomé “Los expedientes X”, una serie que me fascinaba cuando era chica, recuerdo que mi acceso a la serie era a través de Telefe y también que lo que pude ver en la TV de aire fueron capítulos aislados de la primera temporada. Series como “The Nanny” nos llegaron a través de este canal pero mi recuerdo de haber visto los capítulos es orden es bastante vago. Ya en otro siglo, canal 13 hizo el intento de pasar, al finalizar TVR, “Lost” y “Prison Break”, en ambos casos pasaron solo algunos capítulos, sus temporadas arrancaron mal y las sacaron del aire. ¿Cuál será el motivo por el cual los canales de aire no quieren transmitir series de moda? La verdad es que lo desconozco, pero sí recuerdo que no solo en mi casa mirábamos “Lost” o “Prison Break” en canal 13 o “Los expedientes X” en Telefe.

Hoy en día, los contenidos nos invaden por doquier, realmente ya no es necesario invertir 150 pesos por temporada en DVD de alguna serie, basta con poner su nombre en un buscador y cientos de páginas nos la ofrecerán. El rol del cable frente a este nuevo hábito de consumo queda obsoleto, sobre todo porque lo que nos ofrecen son películas de cuarta, series aburridas y repeticiones constantes, entonces ¿vale la pena tener cable? Hoy podemos presumirnos intelectuales que no miran TV y freaks que gustan de las series, increíblemente paradójico. En esta era de acceso a los productos culturales, decir que no sabíamos de la existencia de Breaking Bad, es una mentira.